La crisis golpea al Oleg Deripaska, magante del aluminio

LaVanguardia .- El rey del aluminio se ha convertido de la noche a la mañana en mendigo. La fortuna de Oleg Deripaska, que figuraba en mayo como el hombre más rico de Rusia con 28.000 millones de dólares, ha quedado reducida a 7.200 millones. Técnicamente, se encuentra en números rojos: el periódico Izvestia le calcula una deuda de 14.000 millones. En total, los seis hombres más acaudalados del país pueden haber perdido desde el verano 131.000 millones de dólares.

Apoyándose en Rusal, la segunda empresa más grande del mundo en el sector del aluminio, Deripaska intentó una expansión por todo el mundo. Su esquema de trabajo era el siguiente: compraba una empresa que dejaba como señal a los bancos a cambio de créditos que servían para comprar nuevas empresas. El plan se vino abajo cuando los bancos cerraron el grifo. La compañía ha perdido gran parte de su valor, los créditos se han encarecido y ahora no hay con qué pagar.

Discreto en los negocios y la vida, Deripaska se convirtió en el hombre más rico del país en el 2007, según estimaciones de la revista Finans.Deripaska tuvo que vender hace unos meses Magna International, una compañía canadiense del sector del automóvil, y sus acciones en la constructora alemana Hochtief AG, participada entre otros por la española ACS. Pero debió acudir a los bancos para comprar el 25% de Norilsk Nickel, la mayor extractora de níquel y paladio del mundo.

También ha sido golpeado por la crisis un antiguo socio de Deripaska en el aluminio, el dueño del club de fútbol inglés del Chelsea Roman Abramovich. De sus 23.500 millones de dólares estimados por Forbes,y descontadas deudas, su fortuna actual supera difícilmente los 1.300 millones. ¿Qué le ha pasado? Simplemente, que las acciones de la mayor compañía rusa de acero, Evraz Group, de la que Abramovich posee el 36%, valen 13 veces menos.

Puede leer la noticia completa en el siguiente enlace:

http://www.lavanguardia.es/internacional/noticias/20081227/53606605009/l...